Cómo emprender y crear una empresa beauty

08-03-2022

Cómo creé Innia beauty. Emprender en cosmética.

¡Hola! Mi nombre es Sara Jiménez y soy la fundadora de Innia Beauty. Quiero contarte en primera persona cuál ha sido mi experiencia: cómo emprender y crear una empresa beauty.

Emprender es lento, no es fácil pero es un camino bonito, ¿sabes por qué? Por la gente que conoces a lo largo del proceso. He tenido la suerte de rodearme de personas muy especiales que han creído en el proyecto desde el minuto 0 y que han hecho que siguiera adelante con él incluso en aquellos momentos en los que todo se complica.

Déjame que te diga una cosa: puedes hacerlo. Suena a tópico, pero es verdad. Si tienes una idea, lucha por ella. Tardarás más o menos tiempo, pero puedes llevarla a cabo.

Quiero contarte cómo fue el proceso, cómo emprendí y creé mi propia empresa de cosmética y voy a ser realista. Ya te he avanzado de que se trata de algo que toma su tiempo, así que dividiré este post en dos partes. En los próximos días te hablaré del caso concreto de emprender en el sector de la cosmética y hoy empezaremos por lo básico. 🙂

¿Qué debes tener en cuenta antes de emprender?

  1. Ten una idea clara. Parece algo básico pero es lo más importante. Hacer por hacer sin un objetivo claro solo consumirá tu tiempo. Si quieres emprender dedica tiempo a pensar y desarrollar bien el concepto, que sea diferencial y sobre todo que sea algo en lo que crees y en lo que puedas aportar valor gracias a tu experiencia.
  2. No hace falta que seas experta/o en la materia, no vas a dejar de aprender a lo largo de tu vida, pero sí que es importante que te hayas movido previamente en el sector en el que vas a emprender, eso te facilitará mucho las cosas. Algo tan simple como conocer proveedores y saber qué puertas tocar se convertirá en una pieza clave a lo largo del proceso.
  3. Ten un plan. Mis amigas de Melon Blanc no se cansan de repetirlo, ¡y hasta tienen un curso dedicado a ello! «Ten un puto plan«. Cuánta razón llevan. No puedes emprender sin un plan. Después de tener clara la idea, focalízate en el plan. ¿Qué no debería faltar nunca en tu plan?
    1. Definir los objetivos de manera concisa.
    2. Marcar un calendario.
    3. Tener un plan a corto, medio y largo plazo.
    4. Concretar los recursos de los que dispones: económicos, humanos, logísticos… En este punto es imprescindible que seas lo más realista posible.
    5. Margen de maniobra. No va a salir todo perfecto, en tu plan puedes incluir planes B 😉
    6. Cómo vas a medir los resultados.

4. Déjate acompañar. Habrá momentos en los que las cosas no saldrán como esperabas, no pases esos momentos sola y compártelo, siempre viene bien tener otro punto de vista. Verás como no pinta tan mal como parece.

¿Qué consejos realistas le daría a alguien que empieza el proceso de emprender?

  • Ten paciencia. No puedes emprender de un día para otro. Haz las cosas con cabeza y tómate el tiempo que necesites.
  • Tienes que estar preparada para recibir muchos «NO» como respuesta.
  • Trabaja la asertividad. Es más necesario que nunca que aprendas a expresar de manera correcta y amable lo que necesitas. ¿Por qué remarco esto? Porque en muchas ocasiones perderás los nervios y no puedes dejar que eso te afecte a la hora de tratar con otras personas.
  • Rodéate de personas que te inspiren. Busca otros casos de empresas o proyectos que te gusten e intenta contactar con sus fundadoras/es. Ten charlas con ellas/os, escucha y pregunta mucho
  • No pasa nada si lloras. Hay días malos y necesitarás hacerlo.

¿Por qué emprendí Innia Beauty?

¿Sabes cuando te preguntan qué quieres ser de mayor? De pequeña no tenía una respuesta clara, pero fue empezar a trabajar en el sector de la cosmética y saber que yo «de mayor» quería seguir aquí. Y la manera de asegurar que eso iba a pasar era creando mi propia marca de cosmética.

Llevo 10 años trabajando en el sector de la cosmética y me fascina cada una de las partes del proceso de creación de una marca y su posterior comercialización.

En mi caso no hay una historia detrás de alguien con la piel super sensible (que la tengo) y que busca productos y no los encuentra, eso sonaría a típico tópico verdad? 🙂 Hay una historia de un sueño que veía muy lejano hasta que empezó la pandemia y cambiaron mis prioridades.

Durante los meses de encierro sentí la necesidad de empezar a construir Innia.

La lista de tareas pendientes no se tacha sola, el problema es que siempre lo dejamos todo para más adelante. Si algo nos ha dejado claro el contexto tan raro en el que vivimos es que ahí fuera pasan cosas que no puedes controlar y que te cambian los planes de un día para el otro. Así que me dije a mí misma: HAZLO, y sobre todo HAZLO AHORA.

Y aquí estoy con un pequeño gran proyecto beauty creado con toda la ilusión del mundo. En Innia he intentado darle forma a todo aquello que le pediría a una marca de cosmética: producción local, fórmulas veganas, activos eficaces con base científica, causa social…

Gracias por acompañarme y hacer que se haga realidad.

Comentarios
Escribe un comentario

  1. Muchas Felicidades por este precioso proyecto, hecho con tanta dedicación, esfuerzo y entusiasmo, te deseo mucha suerte y que consigas el éxito que mereces.

    Susana 08-03-2022
  2. Sara, muchas gracias por compartir tu experiencia, la verdad es que tal y como lo explicas parece fácil emprender y tus palabras alientan, pero queda claro la cantidad es trabajo y esfuerzo que hay detrás. Mucha suerte en tu proyecto que ya es una realidad! Enhorabuena!

    María José Vacas 08-03-2022
  3. Eres una valiente Sara y me pone muy feliz por ti. Enhorabuena y lo mejor de lo mejor en esta nueva etapa. Y muy buenos tus consejos. Un fuerte abrazo, Lorena

    Lorena 09-03-2022